La crionización de Ibertrac es un sistema basado en la aplicación de dióxido de carbono pulverizado que tiene la capacidad de eliminar, por congelación, los insectos en cualquiera de sus fases vitales, sin dejar residuos tóxicos y sin producir humedad.

Control de plagas con crionización

Basado en la refrigeración extremadamente rápida de los insectos a temperaturas muy bajas.

El dióxido de carbono, que una vez congelado pasa directamente de hielo a gas sin fase líquida en medio, se encuentra alrededor de -78ºC y su capacidad de congelar óptimamente depende de una cierta combinación del tamaño de las partículas y de su velocidad.
El sistema es respetuoso con el medio ambiente. Dado que el dioxido de carbono utilizado, producto no tóxico y no alergénico, es un residuo de procesos industriales, no añade dióxido de carbono a la atmósfera.

Ventajas de la crionización con Ibertrac :

– No es tóxico

– Respeta el medio ambiente

– Método seco sin residuos líquidos, apto para zonas y aparatos en contacto con electricidad y zonas con alimentos sensibles a la humedad

– No implica plazo de seguridad o evacuación de personal en las zonas tratadas, maximizando el tiempo de producción

– Mata adultos, larvas y huevos sin usar pesticidas

– Fácil de utilizar

– La protección necesaria para el operario aplicador es mínima

– Diseño ergonómico y que permite gran accesibilidad a lugares recónditos

– No produce efectos de resistencia en los insectos, como sucede con los biocidas

 

Ámbitos de aplicación

– La crionización de Ibertrac ofrece una alternativa de calidad al uso de biocidas, evitando dificultades legales en el cumplimiento de la normativa vigente (Directiva de biocidas).

– Mejora los niveles de higiene, minimizando factores de riesgo y facilitando el cumplimiento de las normas de la industria.

– Puede ser usado en contacto directo con los alimentos y ser aplicado en toda la instalación.

– Hospitales, Geriátricos

– Hoteles

– Escuelas y Guarderías

– Industria farmacéutica

– Centros comerciales

– Transportes Públicos

– Industria alimentaria

Método seco sin residuos líquidos, apto para zonas y aparatos en contacto con electricidad y zonas con alimentos sensibles a la humedad

No implica plazo de seguridad o evacuación de personal en las zonas tratadas, maximizando el tiempo de producción

Mata adultos, larvas y huevos sin usar pesticidas

Fácil de utilizar

La protección necesaria para el operario aplicador es mínima

Diseño ergonómico y que permite gran accesibilidad a lugares recónditos

No produce efectos de resistencia en los insectos, como sucede con los biocidas